Cómo leer el Corán

 

  • El Corán clama ser la Palabra de Dios, no “el Libro de los Musulmanes
  • El Corán se dirige a toda la humanidad; su mensaje es universal
  • Dios se describe a Sí mismo en el Corán como el Creador del universo y de los seres humanos
  • Puesto que el discurso del Creador es el acto del Creador, los dos (Corán y universo) deben ser compatibles. Lo que dice el Corán y lo que atestiguamos en la creación debe concordar al 100%. Si no, podemos estar seguros de que estamos interpretando o el Corán o el universo de forma equivocada….
  • Cualquier escritura que clame estar inspirada por Dios debe leerse como la expresión verbal del acto de la creación. En otras palabras, el Corán debe explicar verbalmente lo que sucede en el universo.
  • Así que, el Corán es la interpretación de Dios del universo en lenguaje humano
  • El orador en el Corán es el Creador: El debe, por definición, ser Absoluto
  • El Absoluto le habla a los creados (seres humanos limitados) al nivel de su capacidad. Esto se llama “descenso (tanazzul/nuzul)”
  • Cada lectura y traducción de un texto es una interpretación
  • Cada interpretación es personal. Por tanto, cualquier lector del Corán solo puede decir: “Esto es lo que yo entiendo del texto” y no “Esto es lo que el texto dice
  • El discurso del Absoluto no puede estar limitado en tiempo ni espacio. De ahí que las escrituras no puedan leerse como documentos históricos
  • Los lectores del Corán necesitan ser conscientes de que su Creador les está hablando personalmente, aquí y ahora
  • Las narraciones históricas en el Corán necesitan ser leídas como metáforas o parábolas, así que Adán, Abraham, José, Abu Lahab, el Faraón y otros se dirigen al lector por sí mismos.
  • Para entender el mensaje del Corán, deberíamos permitir al Corán al completo que fuera revelado a nuestras mentes antes de lograr interpretar un solo aspecto de este mensaje (ver Corán 20:114)
  • Los principios y propósitos generales del Corán deben ser tenidos en mente en cualquier momento en que intentemos entender su contenido
  • Los propósitos del Corán son establecer:
  1. a) la Unidad del Creador
  2. b) la existencia del Más Allá (que es un nuevo tipo de creación)
  3. c) que el Creador envió Mensajeros
  4. d) que los seres humanos solo deben adorar al Creador y actuar de manera justa
    • Cualquiera que intente entender el Corán necesita tener en mente las siguientes cuestiones:
  1. a) ¿Quién habla en el Corán? – El Creador
  2. b) ¿A quién le habla? – A los sentidos humanos
  3. c) ¿Cuál es el propósito de Su Discurso? – El propósito del Corán no es solo enseñar a los lectores sus deberes religiosos, sino, como fuente de Piedad, guiarles respondiendo a las dudas existenciales para gestionar sus vidas en la tierra
  4. d) ¿Con qué capacidad habla Dios en el Corán? – Como el Creador Misericordioso y el Guía del lector (ver Corán 17:82)

¿Qué dice Dios sobre el Corán y sobre cómo debemos aproximarnos a él?

¿Es que no meditan en el Corán? ¿O es que sus corazones están cerrados con candado? (Corán 47:24)

Una Escritura que te hemos revelado, bendita, para que mediten en sus aleyas y para que los dotados de intelecto permanezcan atentos.(Corán 38:29)

Hay en sus historias motivo de reflexión para los dotados de intelecto… No es un relato inventado, sino confirmación de los mensajes anteriores, explicación detallada de todo, dirección y misericordia para gente que cree. (Corán 12:111)

Os hemos revelado una Escritura en que se os amonesta. ¿Es que no comprendéis? (Corán 21:10)

Esto es un conjunto de pruebas visibles para los hombres, dirección y misericordia para gente que está convencida.(Corán 45:20)

…. Este Corán me ha sido revelado para que, por él, os advierta a vosotros y a aquellos a quienes alcance..(Corán 6:19)

Hay muchas narraciones que nos enseñan que los Compañeros del Profeta solían reunirse para estudiar los significados del Corán. El grupo de estudio habría consistido en unos pocos, pero de algún modo exclusivo. Expresaban su comprensión de las aleyas. Puede que no estuvieran de acuerdo, pero estaban listos para recibir el conocimiento incluso de una persona más joven. El Profeta enseñó el Corán a algunos compañeros en su casa. Esto podría considerarse una enseñanza especial del Corán, pero también significa que deberíamos estudiar el libro entre nosotros y enseñar el significado del Corán (tal y como lo entendemos) a la gente que esté interesada o tenga capacidad para entenderlo. Las siguientes narraciones demuestran cómo los compañeros se aproximaron a la materia:

  • Ibn Abd Al-Barr informó bajo la autoridad de Ali que dijo: “No hay nada bueno en la adoración sin consciencia, en el conocimiento sin entendimiento, o en la lectura sin contemplación
  • Ibn Abbas dijo: “Es mejor leer la sura Al-Zalzala y Al-Quraish con meditación que leer la sura Al-Baqarah y la sura Al-Imran sin prestar demasiada atención”
  • Abu Sulayman Ad-Darani dijo: “solía recitar y cuestionarme sobre una aleya del Corán en la oración de la noche durante cuatro o cinco días. Y si así no dejaba de reflexionar sobre esa aleya, no pasaría a la aleya siguiente

Hay un buen número de narraciones sobre los Compañeros del Profeta y sobre el Profeta en sí explicando que solían repetir ciertas aleyas del Corán muchas veces incluso durante las oraciones rituales. Por ejemplo, Abu Dharr informó: “Una noche, el Mensajero de Dios nos guió en la oración de la vigilia, en la que repetía la siguiente aleya durante toda la oración: “si les castigas, son Tus siervos, si les perdonas, Tú eres el Poderoso, el Sabio” (Corán 5:118)

Unas declaraciones que induzcan al pensamiento y a cómo hemos de aproximarnos al Corán llegaron del conocido erudito islámico Al-Ghazzali quien dijo: “usar nuestra mente para explicar el Corán es un pecado capital”. ¿Qué quería decir con esto? El Corán es el Discurso del Creador y debe ser leído desde el punto de vista del Creador, no desde la perspectiva de nuestra mente que está moldeada por un entendimiento secular de la creación o la vida. Al-Ghazzali dijo: “En lo referente a uno mismo con la pronunciación de las palabras más que con la reflexión sobre su significado: el maldito Satán intentar atrapar a los recitadores del Corán”. Mientras que leemos el Corán, Al-Ghazzali nos advierte de hacer “takhsis” que quiere decir: cuando leamos el Corán, debemos mirarlo como si se estuviera dirigiendo a nosotros en particular. De este modo, deberíamos considerar cada noticia, aviso, amonestación o historia del Corán como hecha para nosotros. Muhammad ibn Kab Al-Qarazi dijo: “Quienquiera que lea el Glorioso Corán es como si Dios se dirigiera a él”. Del mismo modo, Malik bin Dinar solía decir: “”Oh gente del Corán, ¿qué ha implantado el Corán en vuestros corazones? El Corán es la primavera de los creyentes, de la misma forma que la lluvia es la primavera de la tierra

A medida que leemos las aleyas del Corán deberíamos tener esta pregunta en mente: “¿Qué me está diciendo Dios en este pasaje?”. Deberíamos intentar dar un contexto a las palabras de las aleyas como las que empiezan “Oh vosotros que creéis…” como “Deberíais leer lo siguiente a través de las lentes de la fe”. Debemos intentar entender el Corán como un todo. Cada parte del Corán debe ser comprendida dentro de “Los Propósitos del Corán” (Maqasid-i Qur’aniya): a) Unidad de Dios; b) Resurrección; c) Profetización y d) Adoración y Justicia

Extraído del libro El Maestro Compasivo: Ensayos sobre la Fe Islámica escrito por Dr. Eren Tatari (http://www.amazon.com/Compassionate-Teacher-Eren-Tatari-ebook/dp/B00EBC8MSK/ref=sr_1_8?ie=UTF8&qid=1415108190&sr=8-8&keywords=eren+tatari)

Traducido por Yolanda Sánchez Martínez (yosamar@hotmail.com)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *