Servicio de la Comunidad de Dios

Servir a otros es una auténtica bendición. Es incluso una mayor alegría servir a los demás junto con personas de todas las creencias para compartir su amor por Dios centrándonos en ayudar a aquellos que lo necesitan.

El servicio de la fe no se hace para nuestros egos, ni para sentirnos bien con nosotros mismos. Necesitamos siempre estar alertas para no dejar que nuestro ego reclame ningún punto por lo “bueno” que ha hecho. Es una trampa en la que se cae muy fácilmente… de pronto podríamos encontrarnos pensando o sintiendo que somos buenas personas por todas las buenas acciones que realizamos.

Estamos aquí para glorificar a Dios Quien nos ha permitido ayudar a nuestros vecinos. Toda la humanidad son nuestros vecinos, y el Profeta Muhammad (la paz sea con él) dijo que la persona que llena su estómago mientras que su vecino está hambriento no ha probado la realidad de la fe en Dios.

Dios nos hace conocer su amor infinito usándonos como instrumentos de Su amor, de Su compasión… el Profeta Muhammad (la paz sea con él) también mencionó que encontrar a Dios en este mundo no es algo que necesariamente tenga que ser en la mezquita o en la iglesia, sino que:

Dios dice: Os pedí comida y no Me distéis. El (Su siervo) dirá: Señor, ¿cómo puedo alimentarte si no me has pedido comida y eres el Señor del universo? Dios dirá: ¿No sabes que Mi siervo te pidió comida y no le diste? ¿No sabes que si le hubieras alimentado, Me habrías encontrado allí?

Así que, si queremos llegar a conocer a Dios mediante la experiencia, amarLe y acercarnos a Él, quizás lo que necesitamos hacer es servir a la humanidad de forma altruista…. Quizás entonces, encontraremos a Dios en nuestros corazones.

Extraído del libro El Maestro Compasivo: Ensayos sobre la Fe Islámica escrito por Dr. Eren Tatari (http://www.amazon.com/Compassionate-Teacher-Eren-Tatari-ebook/dp/B00EBC8MSK/ref=sr_1_8?ie=UTF8&qid=1415108190&sr=8-8&keywords=eren+tatari)

 

Traducido por Yolanda Sánchez Martínez (yosamar@hotmail.com)

 

Dios, te pedimos que nos conviertas en instrumento de Tu amor, para reconocer que es amor cuando damos y recibimos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *