La diferencia entre pecado y shirk

“Di: (Dios te da esperanza): ¡Oh Mis siervos que han derrochado contra sus propias almas! No perdáis la esperanza de la Misericordia de Dios. Dios sin duda perdona todos los pecados. Él es en verdad el Indulgente, el Compasivo” (Corán 39:53)

“Él dijo (en súplica): “¡Señor mío! En verdad he sido injusto conmigo mismo así que perdóname”. Y así Él lo perdonó. El es sin duda alguna el Único que es Indulgente, el Compasivo” (Corán 28:16)

Solo aquellos que pueden decir “Oh Señor” pueden suplicar perdón. A medida que uno reconoce su error y se torna a Dios en arrepentimiento, recibirá inmediatamente el perdón; esa es la promesa de Dios. Considerando que “mushrik” (el que asocia copartícipes a Dios) es el que no dice “Oh Señor mío”, por eso el hecho de shirk (asociar copartícipes a Dios) no es perdonado. No se está reconociendo a Dios; por tanto no está pidiendo perdón. ¿Crees que los que no suplican perdón serán perdonados? ¡No lo están implorando! Si lo estuvieran, lo serían. Pero, por definición, no reconocen al Que perdona, y por ello no piden perdón.

“Él es Quien acepta el arrepentimiento de Sus siervos y perdona los actos malvados, y ñÉl conoce todo lo que hacéis” (Corán 42:25)

Arrepentirse significa que alguien ha hecho algo malo, lo que a su vez implica que, la persona ha hecho algo en contra de la Voluntad de su Señor. Eso necesita el reconocimiento de Dios y Su Voluntad. Pecar por definición es hacer algo erróneo contra la Voluntad de Dios; por eso se denomina pecar. La definición del diccionario de pecado es “acto, pensamiento o comportamiento en contra de las leyes o enseñanzas de una religión, especialmente cuando la persona que lo comete es consciente de ello”. Pecar es “cometer un pecado, sobre todo sabiendo que se están violando las leyes o enseñanzas de una religión”.

“Y amonestadles a ambos: pero si tienen cargo de conciencia, se arrepienten y se enmiendan, dejadles; indudablemente es Dios Quien acepta el arrepentimiento y lo corresponde con generoso perdón” (Corán 4:16)

Si Dios acepta el arrepentimiento, ¿quiénes somos nosotros para no aceptar el arrepentimiento de la gente? Esto quiere decir que por muy pecadora que sea la gente, mientras no sean “mushrik”, no debemos molestarles. Si son “mushrik” entonces debemos enseñarles tawhid. Una vez más, que ellos sean “mushrik” no nos da derecho a molestarles, pero podemos explicarles la unidad de Dios si están dispuestos a escucharla.

“En verdad Dios no perdona que se Le atribuyan copartícipes, mas perdona a quien quiere. Quien atribuya copartícipes a Dios habrá incurrido en un pecado atroz” (Corán 4:48)

Solo “shirk” no se perdona pero el pecado sí, porque el pecador puede pedir perdón a Dios. La persona sabe que está haciendo algo contra la Voluntad de Dios; reconoce a Dios pero no obedece Su Voluntad debido a las debilidades humanas. Si vemos que alguien hace algo que está mal y no pedimos a Dios que perdone a esa persona, entonces se supone que debemos dar a esta persona las razones por las que debería reconocer la Voluntad de Dios y pedir perdón. Esto significa, que antes de ninguna otra cosa, esa persona necesita reconocer a Dios, de forma que pueda estar lista para obedecer Su Voluntad. Tenemos que evitar que esta persona cometa “shirk” dándole las pruebas necesarias para la veracidad de tawhid. De otro modo, si no está convencida sobre la veracidad de la unidad de Dios, ¿por qué debería abandonar “shirk” y volverse a Dios en arrepentimiento y pedir Su perdón?

“Sin duda, Dios no permite que se Le atribuyan copartícipes, sino que más bien perdona a quien Él quiere. Quien atribuya copartícipes a Dios se habrá perdido en un extravío irremediable” (Corán 4:116)

Mushrik” es el que se extravía. El pecador, no. Hay una importante diferencia entre ambos términos. Nuestro principal objetivo debería ser, del mismo modo que fue el objetivo del Profeta Mahoma (la paz sea sobre él) salvarnos, y salvar a los que lo desean, de caer en shirk, es decir, de extraviarse.

“Di: Mi Señor tan solo ha prohibido las obras indecentes y vergonzosas, ya sean aparentes y cometidas abiertamente, o aquellas cometidas en secreto; y cualquier acto pecaminoso, así como la insolencia y la ofensa injustificada; y que Le atribuyáis copartícipes a Dios y que digáis contra Dios cosas de las que no tenéis conocimiento seguro” (Corán 7:33)

Date cuenta en esta aleya que pecar se menciona separado de shirk. Esto significa que shirk necesita ser tratado de modo diferente a pecar; son realidades completamente diferentes. De hecho, solo un creyente puede pecar, pero un mushrik no puede pecar puesto que se ha desviado del todo. Así que no cometer shirk debe ser nuestra tarea primordial.

Que Dios nos proteja de caer en shirk. Que fortalezca nuestra fe en tawhid y la Unicidad Absoluta de Dios, que cuando pequemos, nos de fuerzas para volvernos hacia El en arrepentimiento con el corazón convencido de que nos perdonará. Pues promete perdonar a quien se vuelva hacia El buscando perdón, si solo buscamos refugio en su Perdón Ilimitado. Amén.

 

Extraído del libro El Maestro Compasivo: Ensayos sobre la Fe Islámica escrito por Dr. Eren Tatari (http://www.amazon.com/Compassionate-Teacher-Eren-Tatari-ebook/dp/B00EBC8MSK/ref=sr_1_8?ie=UTF8&qid=1415108190&sr=8-8&keywords=eren+tatari)

 

Traducido por Yolanda Sánchez Martínez (yosamar@hotmail.com)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *